SISTEMA DIGESTIVO

La digestión de los alimentos consta de varias fases, en cada una de las cuales intervienen distintos órganos que forman parte de un mismo sistema: El Sistema Digestivo. El sistema digestivo recibe también el nombre de tubo digestivo, y en su interior se transforman los alimentos sólidos y líquidos que ingerimos en sustancias que puedan ser asimiladas por el organismo

jueves, marzo 02, 2006

¿QUÉ ES LA BILIS?

La bilis es un líquido espeso, amarillo­-verdoso y ligeramente alcalino compuesto básicamente por agua, sales biliares, sales inorgánicas, pigmentos biliares, ácidos biliares, grasas y colesterol. No contiene enzimas y sus más importantes constituyentes son:

Sales biliares. Además de proporcionar un pH básico a la bilis y a los productos intestinales, se encargan de emulsionar las grasas de los alimentos dividiéndolas en partículas más pequeñas, con lo que se favorece la acción digestiva de los enzimas intestinales. Las sales biliares también facilitan la absorción intestinal de las grasas.

Pigmentos biliares: bilirrubina y biliverdina. De color rojo y verde, respectivamente, son derivados de la hemoglobina. Concretamente, ambos pigmentos representan uno de los productos finales de la desintegración de los glóbulos rojos, excretados por vía biliar y vertidos al exterior junto con las heces fecales.

El hígado segrega diariamente entre 700 y 1.200 ml de bilis, pero esta cifra puede variar desde 250 ml hasta más de 1.000 ml.

El proceso que sigue la bilirrubina de la bilis una vez que ha llegado al intestino, es realmente interesante:

Ya en el intestino sufre una serie de reacciones debidas a la flora bacteriana intestinal, que conducen a la formación de la estercorbilina, que es el pigmento característico de las heces.

Paralelamente, algunos de los productos intermedios de dicha transformación son absorbidos por la mucosa intestinal y devueltos al hígado, desde el cual son excretados de nuevo al intestino o llevados a los riñones donde se convierten en urobilina, que forma parte del pigmento propio de la orina, el urocromo, que el cuerpo humano excreta de un modo constante, excreción que se incrementa notablemente durante los estados febriles.

Como ves, el cuerpo humano es muy avaro sus propios productos, como si quisiera asegurarse de que, cuando los excreta definitivamente, es porque, realmente, ya no le sirven para nada y se han convertido en productos nocivos.

1 Comments:

At 9:32 p.m., Blogger dmatosic said...

Prof, esto se llama "(de)formación profesional". ¡Felicidades!
Dana

 

Publicar un comentario

<< Home